Blogia
El Blog de la Hiperactividad

DESPUES DE UN TIEMPO SIN ACTUALIZAR...PARA DIFERENCIAR DEL ASPERGER

Saludos,

en este journal quisiera hablaros, o más bien informaros sobre cierta enfermedad mental (si se le puede denominar asi), llamada "Síndrome de Asperger".

Supongo que para definirlo, podría compararlo con el "autismo", cuyos afectados son popularmente conocidos por aislarse de la sociedad (no es exactamente así, pero en un principio esa definición servira). Los afectados por el síndrome de Asperger pueden ser considerados "autistas de alto rendimiento", puesto que su inteligencia es normal (entiéndase "normal" por encontrarse en la media humana). A pesar de ello, siguen sufriendo un aislamiento social , puesto que uno de los síntomas más característicos de este síndrome es la ausencia de empatía. Es decir, los afectados son incapaces de reconocer los sentimientos e intenciones de otras personas. No comprenden a la gente, no saben reaccionar a las interacciones sociales, por lo que son rechazados e ignorados. Se les acusa de raros, insensibles, maleducados, dementes... viven en un confuso y frustrante estado de incomprensión. Pero antes de centrarme en este problema, intentaré describir algunas de sus características. Pese a que cada persona es un mundo, de alguna manera se observan pautas de comportamiento comunes a los afectados.

Como ya he mencionado, no son capaces de reconocer los sentimientos e intenciones. Es decir, no entienden el sarcasmo, no saben interpretar una sonrisa, no pueden leer entre líneas, son engañados fácilmente... porque esa es otra de sus características, la ingenuidad, la buena intención en sus actos, haciendo incluso más doloroso el rechazo.

También suelen enfocarse en algún interés en concreto, resultando excepcionales en éste. Por ello, a veces se les considera (erróneamente) excéntricos superdotados. Pese a lo beneficioso o positivo que pueda resultar esto, también puede ser la causa de un diagnóstico tardío. Es importante reconocer el síndrome en los niños lo antes posible, pero sus intereses que los hacen sobresalientes pueden crear una efímera aceptación social, ocultando el problema.

Cuando se comunican, es posible que lo hagan con un lenguaje elaborado, incluso pedante, o usan metáforas que sólo el afectado entiende. Del mismo modo que se expresan con una serie de palabras y expresiones repetitivas o estereotipadas, también pueden tener movimientos y posturas que repiten a menudo (no como tics, más bien como costumbre). Otro hecho es que les suele atraer el orden, y su memoria y concentración son superiores. Es como si su incapacidad comunicativa se viera compensada de alguna manera.

Pueden presentar una inusual percepción sensorial (excelente o deficiente en determinados sentidos), es posible que tengan una menor coordinación física, y que sufran problemas de sueño.

Crean sus propios razonamientos, a veces más coherentes, otras veces incomprensibles, pero siempre desafiantes a la lógica socioculturalmente establecida. Esto crea más rechazo si cabe, y las duras críticas de mentalidades cerradas.

Existen más características, y sin duda los expertos en el tema podrán discrepar mis descripciones, pero tan sólo he intentado omitir tecnicismos para que se entienda mejor. Ahora que conocemos mejor a los afectados, pasaré a explicar los verdaderos problemas de este síndrome, que llegan demasiado lejos.

Se calcula que entre 3 y 7 niños de cada 1000 sufren este síndrome. Eso quiere decir que estadísticamente, habría al menos un afectado por centro escolar. Sin duda, es un mal más común de lo que pensamos, lo que pasa es que presenta diferentes niveles de intensidad, y en pocos casos es detectado. Imaginemos a un niño con un nivel grave de síndrome de Asperger, sin reconocer... al ser juzgado bajo los mismos estandares que el resto de los niños, todos esperarán que sea social, que interactue con los demás niños exitosamente. Pero no será así, su incapacidad para entender a otras personas producirán malentendidos, situaciones tensas, y lógicas rabietas de un niño frustrado. La gente no va a buscar explicaciones a este comportamiento, simplemente pensarán que es un niño conflictivo, recibirá la indignación de profesores, burlas y maltratos de otros niños, tan sólo por fracasar al intentar integrarse en la sociedad. Debe ser una situación desesperante para el joven, tan insoportable, que él mismo acabará aislándose de la sociedad aún más. Una vida llena de dolor emocional por la incomprensión.

Intentemos ver el problema desde el punto de vista de los padres. En un principio tratarán de encontrar las causas del comportamiento de su hijo. Existen pocos profesionales en el tema, y puede ser diagnosticado erróneamente como "Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad", recibiendo un tratamiento inadecuado. Al margen de su identificación, los padres tratarán de integrar a su hijo en la sociedad, recibiendo el rechazo de un mundo intolerante que no está preparado para tratar a los afectados del síndrome. Y creedme, se hacen oir, lo que sucede es que por unas causas u otras, sus reivindicaciones tienen poca difusión. Pero si se sabe buscar, no es difícil encontrar padres indignados exponiendo sus quejas.

El caso que he seguido más de cerca es el de unos padres que se enfrentaban a toda clase de problemas desde todos los frentes... como médicos que no sabían diagnosticar el problema de su hijo, colegios de integración que no están preparados para tratar a los afectados y que tampoco muestran interés por hacerlo (llegando a acusar a los padres como problemáticos por solicitar atención, negándose a tratar con ellos), burlas e incomprensión de alumnos y padres, y lo peor de todo... ver a su hijo sufrir, no entender lo que sucede, preguntar qué es lo que está haciendo mal, pedir ayuda... y la impotencia de no poder solucionarlo. No sin la solidaridad de la sociedad.

Mi conclusión es que la mente es imposible de entender al completo, pero no por ello debemos dejar de intentarlo. Todo comportamiento tiene su causa y precedentes, pero claro, intentar comprenderlos es algo que hacen pocos. Es demasiado esfuerzo para el resto, es mucho más fácil decir "es que esta persona es rara, está loca", y acto seguido, ignorarla o burlarse de ella para sentirse arrogantemente superior. En fin... ustedes que piensan? Háganme saber si todo este discurso ha servido para algo.

Fuente: davidstrife.deviantart.com

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres