Blogia
El Blog de la Hiperactividad

SACAD LAS CONCLUSIONES VOSOTROS MISMOS. OTRO ILUMINADO OPINANDO DEL TDAH.

Niños hiperactivos
Por: Ángela Gallego, Miércoles, 14 de Mayo de 2008

 

La hiperactividad es un trastorno que suele desaparecer cuando los padres pueden desplegar en análisis su deseo.

 

Trastorno de hiperactividad es uno de los términos que con más facilidad y frecuencia suelen escuchar los padres, cuando acuden a la consulta del médico en busca de alguna respuesta para ese hijo, que en sus propias palabras, no para quieto y es incontrolable.

Esta etiqueta que se le pone al niño sirve para calmar un poco la angustia de los padres y docentes, que no saben cómo hacer con esa criatura en continuo movimiento, que contesta a todo y parece no someterse a norma alguna.

Decir que un niño es hiperactivo se ha convertido en un cajón de sastre; cuando un niño no para de correr se le llama hiperactivo, cuando todo lo toca, cuando no estudia, cuando contesta mal a sus mayores, se dice que sufre hiperactividad.

Como si se tratara de un virus, que uno coge y no puede sino esperar a que remitan los síntomas con la ayuda de antibióticos, el entorno se resigna y es habitual oír a padres que su hijo a hecho tal o cual cosa porque tiene hiperactividad.

El crecimiento de los hijos conlleva cierta cuota de angustia e incertidumbre . Cuando a un padre se le dice que su hijo tiene hiperactividad es como si se le diera una receta mágica para explicar el porqué de todas las conductas del niño.

Hace algunos meses pudimos leer en prensa que se están recentando ansiolíticos y antidepresivos a edades cada vez más tempranas.

Deberíamos poder pensar que un niño incapaz de leer, dibujar o tener compañeros, porque no puede estar más de cinco minutos en una actividad o porque no tolera nada, de algo padece, pero no es la medicación lo que le va a permitir construirse como sujeto del deseo y producir lecturas, juegos, amistades.

A veces se llega incluso a atribuir al trastorno un carácter genético y algo que podría solucionarse con una simple terapia en el marco de varias sesiones con el niño y con los padres, se presenta como una enfermedad crónica.

La figura del padre es muy importante en el proceso evolutivo y sabemos que tener padre es tener ley, por eso que no se trata de que haya un hombre en la familia sino de que la madre, es decir la persona que se encarga de los cuidados, desee otras cosas además de criar a su hijo.

Es habitual cuando un niño se presenta excesivamente nervioso encontrar a una madre tan volcada en la atención del hijo que incluso impide al padre ejercer como tal.

Este hecho no es algo que ocurra a nivel de la consciencia sino que está sujeto a procesos de carácter inconsciente.

El paso de la animalidad a la civilización está pautado por la renuncia a los padres como objeto de amor.

Tendemos a pensar que los niños carecen de sexualidad cuando en realidad la constitución de la sexualidad humana atraviesa por un primer florecimiento en la más temprana infancia, seguido de un periodo de latencia para volver a surgir con mayor ímpetu al llegar la pubertad con la maduración de las gónadas sexuales.

El primer objeto erótico es la madre, el niño la considera omnipotente y sólo suya, se piensa como el único amado por ella hasta que la llegada del padre le hace ver que en el mundo hay otros.

Esta desilusión necesaria no acontece si cada vez que el niño tiene miedo la mamá duerme con él o se abandonan todas las actividades para dedicarse en exclusiva a la crianza del pequeño.

Una casa sin límites donde las puertas no se cierran, ni se tolera cierto grado de independencia para que el niño se pueda bañar sólo, con la excusa de que no se aclara bien el pelo, mantiene al pequeño sobreexcitado.

El ser humano no todo lo puede porque no puede con la inmortalidad. Somos seres mortales y es en la renuncia a esa madre mítica, que todo lo colma, como se constituye el sujeto psíquico.

Estamos hechos de palabras, es por una frase que enfermamos y será también otra frase la que nos permitirá una vida con salud.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

DOLORES -

DA VERGUENZA AJENA LEERLO,YO CREO QUE ESTABA SOBREEXCITADA CUANDO ESCRIBIÓ TAL CANTIDAD DE CHORRADAS,LA VERDAD ES QUE ESTOS COMENTARIOS SON UN CLARO INSULTO A LA INTELIGENCIA DE PADRES Y MADRES EN GENERAL,UN SALUDO A TODO/AS Y ANIMAROS A COMENTARLO.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres